I CERTAMEN DE RELATOS CINEGÉTICOS DEL CLUB CAZADORES CONDEVITO (AÑO 2020)

 

3º PUESTO (COMPARTIDO)

 

LO SOÑADO (A.G.M.)

 

Son las cinco menos diez de la mañana, afloran los nervios ante una nueva jornada de caza, la ilusión por vivir lances únicos, las ganas de oler a jara y romero, la alegría de poder saludar a amigos y conocer a nuevos, la suma de todas esas sensaciones ha provocado que ni tan siquiera haga falta que sonase el despertador previsto para las cinco en punto.

Desde el mismo momento que pones un pie en el suelo todo es un ritual ordenado cargado de simbolismo, recuerdos y alguna que otra manía. El pantalón de pana “¡al campo en invierno siempre pana!” decía mi abuelo, el morral que me regaló mi tío, en el bolsillo la primera bala con la que cobré una pieza (es mi amuleto), hoy estreno chaqueta, revisión del arma, munición, toda la parte legal en regla, … vámonos que quedan por delante más de dos horas de camino hasta la junta.

Son las ocho de la mañana, fresco en la cara, el sol ya asoma bastante, el hogar encendido, huele a café y en la sartén ya se fríen los ajos y los torreznos para las migas…

… ¡Buenos días señores!…
… el día ha salido bueno y la mancha es muy bonita…
… lo más importante es la seguridad y que haya emoción en los lances …
… ¡Señores, el sorteo! se avisa a los monteros…
… por los compañeros que ya no están, Padre Nuestro…
… ¡Viva la Caza! ¡Viva la Virgen de la Cabeza! ¡VIVA ESPAÑA!
… Armada “del risco” nos vamos…

Son las once de la mañana, ya estoy en mi puesto, es una armada de cierre, un camino de cortadero en el sopié del monte, delante tengo un sembrado, escucho atento las instrucciones del postor, desenfundo, cargo, seguro echado, acomodo el sitio, primer vistazo tranquilo, importante hacer revisión de la seguridad, localizo a mis compañeros de armada, repaso los posibles tiraderos para estar seguro de a donde “si” y a donde “no”, ningún viso al frente ni a los lados. Suenan los primeros tiros, acaban de soltar los perros, los rehaleros azuzan a los canes, ¡¡eeeooo, vaaaaa, vamooooos!!, el monte se excita y al mismo tiempo nuestros corazones.

Son las doce y media de la mañana. Pasa el tiempo y ya hace un rato que las ladras y los rehaleros no se sienten cerca, buen momento para sacar el taco, disfrutar del silencio y de esa soledad consentida, buscada y tan apreciada por tantos de nosotros cazadores. Esos momentos de estar en perfecta unión con la naturaleza, ese instante donde el tiempo se para y todo es perfecto, ese momento único y absolutamente mágico.

¡¡UNA LADRA CERCA … POR LA DERECHA Y VIENE EN MI DIRECCIÓN!! La respiración se entrecorta, te falta el aire, oyes como el monte rompe cada vez más cerca, el corazón se sube a la garganta, te dejas los ojos intentando adivinar que es, sabes que en cualquier momento puede dar la cara, todo tu cuerpo está en tensión, oyes a los perros cada vez más y más cerca, lo que sea está a punto de destaparse, ves en una décima de segundo algo correr entre las jaras, apenas te ha dado tiempo a encararte el arma…y en ese momento ves la pieza correr por el sembrado de delante con dos perros tras ella… ahí está, ahí está … párate, párate… SE PARÓ … aguantas la respiración … ¡¡BOOOM!!

PiPiPi PiPiPi PiPiPi, suena el despertador y me despierto, son las cinco en punto de la mañana, hay que ponerse en marcha, hoy es día grande, es día de caza, toca monte, amigos, y por delante quedan más de dos horas de camino hasta la junta.

No hay tanta caza en el monte como en los sueños de cada cazador, por eso día tras día, año tras año nunca se apaga la ilusión de salir a cazar, la ilusión de seguir soñando.

 

 

Saludos y buena caza.

Javier Robles (Condevito).

 

contenidos-zona-socios

Todos los contenidos del sitio web, como textos, fotografías, gráficos, imágenes, iconos, tecnología, software, así como su diseño gráfico y códigos fuente, constituyen una obra cuya propiedad corresponde al PROPIETARIO DE LA WEB, sin que puedan entenderse cedidos al usuario ninguno de los derechos de explotación. Queda prohibida la distribución, modificación, cesión o comunicación pública de los contenidos y cualquier otro acto que no haya sido expresamente autorizado por el PROPIETARIO DE LA WEB.

 

Otros artículos relacionados que pueden interesarte